Hipertensión arterial y Diabetes Mellitus


La Hipertensión Arterial (HTA) y la Diabetes Mellitus (DM) son enfermedades crónicas que comparten mecanismos patogénicos. El HTA Es una condición médica caracterizada por un incremento de las cifras de presión arterial por encima de 140/90mmHg; es una enfermedad asintomática y fácil de detectar, sin embargo, cursa con complicaciones graves y letales si no es tratado a tiempo. Es importante resaltar que la incidencia de esta enfermedad en pacientes con DM es el doble que en pacientes sanos.
hipertension-arterial.jpg
Hipertensión arterial. Fuente: https://generaciondigitalrd.wordpress.com/2010/09/25/la-hipertension-arterial/


Patogenia de la Hipertensión Arterial en la Diabetes Mellitus


La Diabetes puede ser de tipo 1 o de tipo 2. De acuerdo a esto, los acontecimientos que genera la HTA en estas dos clases de pacientes, son diferentes.
En pacientes con Diabetes de tipo 1 la elevación de la presión arterial suele aparecer mayoritariamente luego de transcurridos por lo menos quince años desde el diagnóstico de la diabetes.

En la Diabetes tipo 2 la Hipertensión Arterial puede estar presente desde el inicio del diagnóstico de la diabetes, incluso cuando el paciente tiene una función renal todavía normal. La HTA esta relacionada con el desarrollo en pacientes con diabetes tipo 2 del síndrome metabólico, constituido por alteraciones como la resistencia a la insulina, alteraciones lipídicas, entre otras.

Criterios diagnósticos de la hipertensión arterial en la Diabetes Mellitus


No existen criterios específicos para el diabético. En cuanto a la intervención farmacológica de la HTA, se recomienda iniciar tratamiento farmacológico en pacientes menores de 60 años con cifras iguales o superiores a 140/90 mmHg, mientras que en diabéticos mayores de 60 años, sería recomendable hacerlo con cifras de presión arterial algo más elevadas (160/90 mmHg), sobre todo en estadios iniciales de la nefropatía.

Nefropatía diabética


Es una complicación vascular crónica, específica de la diabetes, en la que se afecta la microcirculación renal y se originan una serie de alteraciones funcionales y estructurales a nivel glomerular, aunque también pueden afectarse los túbulos renales. El síndrome clínico se caracteriza por proteinuria persistente, HTA y deterioro progresivo de las funciones renales. La Hipertensión esta asociada actualmente con la aparición y progresión de la nefropatía diabetica en pacientes con diabetes tipo 2.

nefropatia_diabetica.jpg
Nefropatía diabética. Fuente: http://www.lookfordiagnosis.com/mesh_info.php?term=Nefropat%C3%ADas+Diab%C3%A9ticas&lang=2


Nivel optimo de disminución de la presion arterial


Anteriormente, se recomendaba bajar la presión arterial sistólica por debajo de 140mmHg, para ralentizar el desarrollo de la nefropatía. Actualmente se desconoce el nivel de presión arterial óptimo para el diabético, pero se ha descubierto que los riesgos son menores si la presión arterial sistólica es menor a 120 mmHg y la diastólica menor a 80mmHg. Es por ello que se han propuesto como objetivos:
  • Llegar a una presión arterial menor de 130/85 mm.Hg en pacientes adultos.
  • Alcanzar una cifra menor a 160 mmHg en adultos con presión arterial sistólica aislada 180 mmHg.
  • Los adultos con presión arterial sistólica entre 160-179 mmHg, lograr una reducción de 20 mmHg.

El objetivo a alcanzar en cada paciente deberá ser individualizado, tomando en cuenta no solo la cifra de presión arterial, sino también la edad del paciente, su estado cardiovascular y la calidad de vida del diabético en el momento de lograr el objetivo propuesto.
Tratamiento de la Hipertension Arterial y/o Nefropatía Diabética

La modificación de los estilos de vida es indispensable para prevenir y controlar estas enfermedades. Bajar de peso puede mejorar la Hipertensión Arterial, asi como tambien la glicemia y las dislipidemias. Disminuir el consumo de sal de mesa esta comprobado que mejora la Hipertensión.
El control estricto de la glucemia es el mejor forma de prevenir la aparición de la nefropatía. El tratamiento farmacológico de la hipertensión arterial puede ser aplicado, parcialmente, en pacientes con diabetes tipo 2 debido a que existen fármacos que pueden empeorar algunos de los trastornor metabólicos ya presentes en estos pacientes.
Junto con el estricto control metabólico de la diabetes, el tratamiento de la hipertensión arterial es la única arma terapéutica para el tratamiento de la nefropatía.

Bibliografía


Barbería, J.J. (1997). Hipertensión Arterial y Diabetes Mellitus. Retrieved from http://es.scribd.com/doc/55863108/Hipertensi-n-Arterial-y-Diabetes-Mellitus